lavar la colcha

Cada cuánto hay que lavar la colcha y cómo hacerlo

La colcha es uno de las piezas de ropa de cama más habituales en invierno pero, precisamente por ello, muchas veces damos por hecho cosas que no deberían ser tan evidentes, sobre todo aquellas relacionadas con los métodos de limpieza o la periodicidad.

Es muy importante asegurarnos de tenerla siempre limpia y en buen estado pues, al estar en contacto continuo con la piel, la colcha retiene restos de células muertas, cabellos, sudor o incluso ácaros que podrían provocarnos una reacción alérgica o incluso hacernos coger alguna infección.

No solo es indispensable lavar tu ropa de cama correctamente sino que, además, hay que hacerlo con la frecuencia requerida para minimizar la posibilidad de que las bacterias, el polvo o los restos de materia orgánica permanezcan y se acumulen en tu cubre. Así pues, en El Tintorer vamos a darte toda la información que necesitas relacionada con el cuidado de tu colcha para cuidar tu salud y garantizar a la vez que esté en buen estado durante mucho tiempo.

Cómo lavar la colcha de la manera más fácil

En lavadora:

  1. Lo primero es verificar si el tejido de tu colcha es apto para lavado y secado a máquina o si, por el contrario, tienes que llevarla a una tintorería.
  2. Ahora que ya sabes si se puede lavar en la lavadora, o no, ten en cuenta el tamaño de la colcha. Si es muy grande no se puede lavar a máquina ya que podría rebasar su capacidad y dañarla.
  3. Si la colcha tiene el tamaño adecuado para ser introducida en la lavadora, asegúrate de meterla dentro de la manera correcta, es decir, a un lado; si la metes alrededor podría enrollarse y dañarse.
  4. Procura usar detergentes suaves. Los químicos abrasivos pueden desgastar rápidamente el textil o el relleno si lo tiene. Nunca uses lejía.
  5. Si la ropa de cama tiene manchas, lo mejor es intentar quitarlas previamente o bien ponerle jabón directamente sobre la mancha. De esta forma el lavado terminará de hacer que desaparezca.
  6. Las colchas deben ser lavadas en agua fría y con el ciclo suave. Las altas temperaturas acaban con los ácaros y la mayoría de las bacterias pero, aún así, conviene evitarlas pues podrían dañar la ropa de cama. Si tu colcha permite el lavado con agua caliente puedes lavarla a 60°C.
  7. Una vez que la colcha esté lavada, se debe secar en el tendedero o bien secar a máquina a baja temperatura y en ciclo delicado. Nunca esperes a que la colcha se seque por completo pues, de lo contrario, se contraerá. Lo mejor es ponerla sobre la cama mientras aún tenga algo de humedad, así no se deformará en absoluto.

A mano:

  1. Si tu colcha no se puede lavar a máquina, no te preocupes, introduce la manta en una bañera, lavadero o recipiente lo suficientemente grande como para que entre toda la colcha.
  2. Usa agua templada y detergente suave y deja remojar la ropa de cama durante, al menos, treinta minutos. Si tiene manchas, puedes dejarla un poco más.
  3. Transcurrido este tiempo, aclara con agua limpia y templada y saca la manta sin retorcerla para escurrirla porque podría deformarse.
  4. Extiéndela para que seque pero evita que le pegue el sol directamente ya que, dependiendo del tipo de tela, podrían aparecer manchas. La seda, por ejemplo, es susceptible a la acción de los rayos solares y no solamente puede deteriorarse, sino que también puede perder su capacidad de resistir a diversos agentes biológicos como los ácaros.

Ahora que ya sabemos cómo lavar la colcha, vamos a ver cómo plancharla. Lo primero que tienes que hacer es fijarte en el etiquetado para ver si necesita planchado o no. Si tu colcha es de las que sí que necesita tienes que saber que no es conveniente que esté completamente seca a la hora de hacerlo ya que resulta más fácil hacer esta tarea si está un poco húmeda. En cuanto lo hagas, ¡quedará como un guante sobre tu cama!

Cada cuánto tiempo hay que lavar la colcha de la cama

En invierno, la ropa de abrigo suele usarse durante más tiempo; sin embargo, es importante mantener la higiene de las sábanas, mantas, colchas, edredones y ropa de cama en general.

Aunque no existe una norma explícita acerca de la frecuencia de lavado de estas prendas, los especialistas en salud e higiene recomiendan hacerlo una vez a la semana, ya que durante ese tiempo se ha acumulado una cantidad importante de bacterias, polvo, células muertas, ácaros y otros microorganismos que pueden causar infecciones o alergias.

Si no tienes secadora y las condiciones climáticas impiden que tu ropa se seque, entonces simplemente sustituye la ropa de cama por otra limpia de forma semanal y espera a que  el tiempo mejore para poder tender.

Por último, un consejo. Si tienes mascota, ten en cuenta que no es recomendable que duerma sobre la cama pero, si lo hace, deberías lavar la colcha al menos dos veces por semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>