sabanas de invierno

Claves para elegir las mejores sábanas de invierno para este año

El invierno ya está casi aquí y es importante que el frío no nos pille desprevenidos. Las sábanas de invierno son esenciales para esa época del año y, además, son una buena inversión pues son la mejor manera de cuidar de tu salud y la de los tuyos durante la noche. Pero, ¿qué razones explican que todo el mundo vaya estos días en busca de su ropa de cama? En El Tintorer te vamos a ayudar a descubrirlo.

Por qué hay que comprar sábanas de invierno

Utilizar sábanas de franela o polares, entre otros muchos materiales, tiene principalmente dos ventajas. La primera está relacionada con nuestra salud. Las sábanas que utilizamos durante las épocas más frescas o calurosas del año no están diseñadas para protegernos de las bajas temperaturas y esto puede ocasionarnos algún que otro constipado.

La segunda razón es económica. Al estar bien abrigados en la cama vamos a necesitar menos calefacción, con el consecuente ahorro energético que ello supone. Además, cuidarás de nuestro planeta. ¿Acaso no te parece razón de peso suficiente? Si ya te has convencido, elije entre los diferentes tejidos que hay. A continuación, te los explicamos con detenimiento.

Tipos de tejidos de las sábanas de invierno

  • Sábanas de algodón: el algodón es uno de los textiles más antiguos y utilizados del mundo. Hace siglos ya era incorporado como parte de la ropa de uso diario porque es un tejido suave al tacto, agradable, fresco, ligero y fácil de lavar. Además, es absorbente,  no retiene la humedad y permite la circulación del aire a través de sus fibras; de ahí que quienes tienen un hogar climatizado o viven en zonas frescas suelan utilizar sábanas de algodón durante todo el año.

Para lavar las sábanas de algodón los cuidados básicos incluyen el uso de un jabón neutro y agua tibia. En la lavadora, se recomienda el programa de prendas delicadas y centrifugado suave. Para secarlas, puedes tenderlas al sol o utilizar la secadora a baja temperatura. Por último, para planchar, se debe utilizar la temperatura media.

  • Sábanas de franela: aunque su origen es incierto, ya en el siglo XVI se utilizaba un tejido muy parecido a la franela actual. En los siglos XIX y XX, se extendió y popularizó mucho su uso entre la población trabajadora como el textil por excelencia para hacer ropa de invierno y, aunque al principio se hacía a partir de la lana, hoy en día hay mezclas que incluyen algodón o fibras sintéticas entre otros materiales. La franela es perfecta para las sábanas de invierno porque dan abrigo muy rápidamente y además no retienen olores por lo que suelen utilizarse en zonas o espacios muy húmedos.

Al momento de lavarlas se recomienda ponerlas al revés para que no desprendan pelusas. Si las sábanas son nuevas, hay que lavarlas a temperatura baja, pero esto cambia en los siguientes lavados. Si la franela es delicada, 30°C; si es un tejido de color 40°C y si es blanco 60°C. En todos los casos hay que aplicar un centrifugado suave. Luego, hay que secarlas a baja temperatura, quitarles las arrugas con las manos, doblarlas y guardarlas.

  • Sábanas polares: este tipo de sábanas están hechas de un material llamado polar fleece, un sustituto sintético de la lana. Fue desarrollado por la empresa Malden Mills y en su momento causó una revolución en la industria por ser un textil fabricado con PET, un tipo de plástico utilizado en envases, lo que significa que es un tipo de tejido que puede ser creado a partir del reciclaje. Una de sus ventajas más notables es que puede ser muy cálido sin que esto influya en su peso, de ahí que sea muy útil para la elaboración de juegos de sábanas de invierno y prendas para el frío en general. Además, es una alternativa para quienes no pueden usar lana por problemas dermatológicos o alérgicos.

Para lavarlas, hay que tener en cuenta que el calor puede dañar la tela, por lo que se recomienda usar temperaturas inferiores a los 30°C, así como detergente y suavizante. Si se utiliza secadora, también hay que recurrir a una temperatura baja, y si se seca al aire libre no puede quedar colgando porque se deforma. Estas sábanas no se pueden planchar.

  • Otro tipo de tejidos: durante los últimos años las sábanas de coralina se han vuelto muy populares y su fama está relacionada con que ofrecen toda la calidez necesaria para afrontar las noches de frío tal y como se espera de una tela gruesa; sin embargo, la coralina es un textil ligero, agradable al tacto y muy suave. Con este tipo de tejido no solo se elaboran juegos de sábanas de invierno, sino también mantas y pijamas, por mencionar otras prendas. Para lavarlas, hay que programar el ciclo sintético, usar agua fría y secarlas al aire.

Elija las que más encajen con tus necesidades y las condiciones de tu casa y verás como no te arrepientes. ¡Este invierno vas a dormir como un bebé!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>