Consejos para cuando se acaban las vacaciones

Consejos para cuando se acaban las vacaciones

Aunque aún falta mucho para que acabe el verano y, con él, las vacaciones de la mayoría de nosotros, en El Tintorer, que no nos gusta dejar las tareas para última hora, queremos adelantarnos un poco para que “la vuelta al cole” no nos pille de sopetón y altere nuestro descanso.

Durante la época vacacional nuestro ritmo de vida varía de manera drástica, algo a lo que, además, nos acostumbramos con mucha rapidez. En gran medida variamos nuestros horarios para casi todo, comemos y cenamos más tarde que de costumbre y, en muchas ocasiones, lo hacemos fuera de casa, nos vamos a la cama también más tarde y, por consecuencia, nos levantamos bastante más tarde de lo habitual, la actividad física y mental también se ve reducida pues al estar de vacaciones ya no tenemos prisa por nada y nuestra mente permanece en un estado de relajación total.

Esto no supone ningún problema, lo que sí lo supondrá será la reincorporación a nuestra vida real, con unos horarios de trabajo, horarios con nuestros hijos, idas y venidas siempre con prisas y los pensamientos rutinarios que mantienen a nuestro cerebro al 100%, todo esto, sumado al cambio de los horarios del sueño puede suponer que nuestro descanso durante la noche se vea afectado y que derive en insomnio o problemas como migrañas y tensión en la musculatura que provoquen contracturas.

Lo ideal para que esto no suceda es seguir nuestros consejos para cuando se acaban las vacaciones.

El primer consejo que te damos es para que lo apliques antes de que se concluyan tus vacaciones y, quizás, puede resultarte el más complicado de todos. Cuatro o cinco días antes de que tus vacaciones finalicen debes comenzar a regular tus horarios para todo, establecer una hora para ir a la cama y una hora para levantarte, todo esto, de manera progresiva, cada día acuéstate una hora antes y despierta también una hora antes.

Las vacaciones son una época en la que abusamos con el exceso de comida, sobre todo, porque elegimos comer fuera de casa, al igual que con las horas de sueño, comienza a disminuir la ingesta de alimentos y, sobre todo por la noche, sustituye estos por comidas ligeras de fruta y verdura.

Evita el uso de aparatos eléctricos como la TV, el ordenador, tablets o Smartphone, al menos, dos horas antes de irte a dormir.

Por último, el comienzo del curso escolar es una época perfecta para renovar aquella ropa de cama que ya no se encuentre en un estado óptimo y, además, volver de vacaciones y descansar sobre sabanas, mantas, edredones o colchas recién comprados es algo que nos ayuda a dormir mejor gracias a un confort renovado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *