Consejos para dormir mejor en verano

Consejos para dormir mejor en verano

Que levante la mano quién aún no ha pasado calor alguna de estas últimas noches.

Ya ha llegado el verano y, con él, las altas temperaturas por la noche, las vueltas en la cama sin poder dormir, los sofocos y agobios y, a muchas personas, el insomnio.

No podemos luchar contra el tiempo y en estos meses es lo que nos toca pero si hay pequeños detalles que pueden ayudarnos a sentirnos más confortables en la cama a la hora de dormir y poder conciliar el sueño antes de perder la calma por el calor nocturno.

Dejarnos llevar por el calor nos afectará de forma negativa a nuestra rutina diaria, falta de sueño y cansancio que dificultarán nuestras tareas diarias y nos harán sentirnos con las fuerzas mermadas.

Una de las primeras cosas que podemos comentar es dar uso a nuestros aparatos de aire acondicionado y ventilación, pero nunca durante la noche.

Si nuestro dormitorio tiene aire acondicionado podemos dejarlo puesto un rato antes de irnos a dormir y apagarlo de forma que, cuando vayamos a la cama, la habitación este fresquita y nos sintamos más confortables y a gusto con la temperatura.

Si no tienes aire acondicionado, los ventiladores pueden convertirse rápidamente en un aire acondicionado casero, delante del ventilador pon una placa de hielo o un plato con hielos y notarás la diferencia.

Utiliza ropa de cama adaptada al momento climatológico, abandona tu edredón o tu nórdico, cámbialo por una colcha de verano y usa sabanas frescas de verano. Es importante que busques el frescor en los tejidos de tu cama.

Cenar ligero y pronto es recomendable siempre pero en verano más todavía. De esta forma, además, podrás bajar después de cenar a la calle si está refrescando un poco y respirar por un rato un aire un poco más fresco, ya que en la mayoría de ciudades hasta entrada la noche no empieza a bajar la temperatura.

Antes de dormir, regálale a tu cuerpo una ducha relajante de agua tibia, mucha gente en verano se duchan con agua fría pensando que será más refrescante pero esto no es más que una falsa sensación. La ducha de agua tibia te ayudará a relajarte y te mantendrá durante más tiempo esa sensación fresquita en el cuerpo.

Recuerda en verano la importancia de ingerir agua continuamente y mantener nuestro cuerpo bien hidratado durante todo el día. Así que no olvides tu vasito de agua fría en la mesilla, tal vez a media noche necesites refrescarte un poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *