Dormir en pareja

Dormir en pareja

Dormir en pareja para muchos es algo insuperable, sentir el calor de la otra persona, la protección, en definitiva, el amor es una de las cosas que más echamos de menos cuando estamos solteros.

Hay muchas formas o posturas para dormir en pareja y estas posturas pueden dar mucha información sobre la pareja y el carácter de cada integrante.

Una de las posturas más típicas e idílicas de las películas en cualquier escena de cama es la pareja fundida en un abrazo, esta postura es muy positiva pues demuestra un gran amor y cariño entre ambas personas. En sus variantes, es muy típica también la postura en la que mientras uno abraza, la otra persona apoye su cabeza en el pecho, esto es símbolo de confianza por parte de quién se apoya ya que siente una gran seguridad con su pareja.

La cucharita, es una de las posturas más populares, aquella en la que una de las personas abraza a la otra que esta de espaldas a ella. Los especialistas aseguran que la persona que tiende a abrazar es también la persona con el carácter más protector de los integrantes de la pareja. Una postura que, al igual que la anterior, denota que la pareja fluye y que entre ambos se respira mucho cariño y amor.

De espaldas y separados mientras una pareja duerme en la cama, según los expertos, puede indicar problemas en cuanto a más libertad o una necesidad de más espacio pero, a su vez, puede ser una postura positiva que detone un gran respeto entre los miembros de la pareja.

La postura que más deseo denota en la cama mientras una pareja duerme es, sin duda, cuando los cuerpos de ambos integrantes de la pareja permanecen con los brazos y las piernas entrelazadas. Esta postura es muy popular en los primeros meses de relación en una pareja, aunque muchas parejas, tras tiempo de relación, siguen durmiendo en esta postura.

Como ves, hay muchas posturas y cada una revela algo de ti y tu pareja, para cuidar los momentos de intimidad que tenemos en la cama con nuestra pareja, es importante cuidar cada detalle de nuestro dormitorio y nuestra cama, con una ropa de cama suave que acaricie nuestros cuerpos y una decoración romántica con velas que den una luz tenue y romántica e, incluso, algo de olor.

Hay que trabajar, día a día, la pasión con nuestra pareja para que nunca se desgaste y que sigamos disfrutando de momentos increíbles en nuestra cama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *