Feng shui en la ropa de cama

Feng shui en la ropa de cama

En un mundo tan agitado y estresado como en el que vivimos, la búsqueda de la relajación y el bienestar personal se está posicionando como una de las mayores preocupaciones y objetivos de las personas de hoy en día.

De esta preocupación surge el movimiento feng shui que no es otra cosa que la captación de la energía positiva que nos rodea a través de la decoración y el posicionamiento estratégico del mobiliario de nuestro hogar, obteniendo como resultado ese ansiado estado de bienestar.

El feng shui en el dormitorio

Junto al salón de nuestro hogar, el dormitorio se convierte en el objetivo principal a tener en cuenta por el feng shui y es que en esta estancia nos pasamos hasta una tercera parte de nuestra vida.

Es en el dormitorio donde desarrollamos actividades esenciales para el ser humano, no solamente el descanso que obviamente es su función principal, en el dormitorio compartimos momentos de intimidad con nuestra pareja, el lugar escogido por muchos para romper con la rutina a través de la lectura o escuchando música o, incluso, el dormitorio es allí donde acudimos cuando nos encontramos enfermos.

Ropa de cama para cada signo

El feng shui está directamente ligado a la cultura y tradición china, por eso, no es de extrañar que base gran parte de su filosofía en torno a el signo zodiacal de cada cual a través del año de nacimiento.

De esta forma podemos encontrar a aquellas personas que predominan el elemento fuego en ellas, concretamente los nacidos en el año de la serpiente o el caballo, para las que se recomienda no usar ropa de cama en tonos azules o negros, propios del elemento agua y que, por tanto, apagarían simbólicamente el fuego. De la misma forma, para estas personas se aconsejan camas cuyo material mayoritario sea la madera.

Siguiendo con la línea de los colores del feng shui en la ropa de cama, igual de negativo es el agua para el fuego como la tierra para el agua, por tanto, las personas de elemento agua, aquellas nacidas en el año del cerdo y la rata, deben evitar en la medida de lo posible la ropa de cama de tonalidades amarillas, beige o, directamente, el color tierra, en este caso, se deberá tender a elegir una cama construida en metal.

Por último, para aquellas personas nacidas en el año del mono y del gallo en las que predomina el elemento metal, deben inclinarse por ropa de cama de colores claros evitando por completo la ropa de cama de color rojo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *