Historia del edredón nórdico

Muchos de nosotros tenemos un edredón nórdico en casa y, desde hace años, disfrutamos de todas sus ventajas, ahora bien, ¿sabemos la evolución que han sufrido en la historia los edredones nórdicos?

Hoy nos ponemos el traje de profesor para hacer un recorrido por la historia del edredón nórdico, no te lo pierdas.

Muchas personas, sobre todo, nuestros abuelos, piensan que los edredones nórdicos son un invento de “ahora”, reciente e, incluso, a muchos de los abuelos les ha costado dar el cambio y decidirse a probar un edredón nórdico, después de probarlo normalmente han quedado encantados, el confort de estar súper abrigado sin sentir un peso enorme de varias mantas, a lo que muchos estaban acostumbrados.

Pero nada más lejos de la realidad ya que la existencia del edredón nórdico en la historia data de hace más de 2000 años, incluso, antes de cristo muchas personas ya usaron sacos rellenos de plumas para entrar en calor durante las frías noches, pero hablemos de lo que conocemos actualmente como edredón nórdico.

De hecho la historia dice que fue en Dinamarca donde se fabricó el primer edredón nórdico.

En su inicio en la historia, los edredones nórdicos eran fundas de algodón rellenas de pluma de pato, ya que estas mantienen caliente al animal e, incluso, les aísla de la humedad.

Antiguamente, las primeras materias primas que se utilizaban para poder abrigarse durante la noche eran pieles, más adelante, materias primas como el algodón. Fue en los países nórdicos donde, además las temperaturas son muy extremas no sólo durante la noche, se crearon los primeros edredones nórdicos que, al final, quedaron con este nombre que le marcaba el origen al producto.

Fue en el siglo XVIII cuando un famoso escritor inglés Thomas Nugent conoció en un viaje este producto y quedó totalmente encantado, sin embargo, no fue hasta mediados del siglo XX cuando se empezó a exportar a Europa los edredones nórdicos.

Es curioso que en el año 1700 Pablo Rycaunt, también de nacionalidad inglesa, intentara sin éxito introducir este producto en Inglaterra, el mismo que años más tarde cautivó a la clase social media alta del país.

Desde entonces el boom de los edredones nórdicos se extendió por el resto del mundo donde hoy en día lo definen como uno de los mejores inventos de la historia.

Si aún no sabes lo confortable que puede ser dormir con un edredón nórdico, no sabes lo mucho que puede mejorar tu calidad de descanso.

En El Tintorer tenemos una gran variedad de ellos, no dudes en ojearlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *