Ropa de cama: algodón o lana

Ropa de cama: algodón o lana

En muchas ocasiones, a la hora de comprar ropa de cama, nos dejamos llevar más por la estética que nos aportará esa ropa de cama o, incluso, por el precio de esta que por su composición en sí.

A pesar de que se fabrica ropa de cama con diferentes composiciones, lo cierto es que la ropa de cama de algodón y la ropa de cama de lana son las más extendidas y utilizadas debido, principalmente, a que se trata de fibras naturales.

Ahora bien, ¿qué es mejor, la ropa de cama de algodón o la ropa de cama de lana?

El confort es lo primero

Cada persona es un mundo y, por tanto, cada uno encuentra el confort de diferentes formas, de manera que no podemos asegurar categóricamente que la ropa de cama de algodón es más confortable que la de lana o viceversa.

En el caso de la ropa de cama de lana encontramos su confort en lo abrigada que esta es y que, por tanto, se convierte en el aliado perfecto para, por ejemplo, mantas o colchas ya que, su principal desventaja frente al algodón, es que tiene un tacto áspero.

Por otro lado, la ropa de cama de algodón nos proporciona suavidad y, por ello, es ideal para aquella ropa de cama que va a entrar en contacto directo con nuestro cuerpo.

¿Cómo afecta a nuestro bolsillo?

Una de tus primeras preguntas para comparar a la ropa de cama de algodón con la ropa de cama de lana es: “¿Cuál es más barata?”.

Una respuesta directa sería decir que la ropa de cama de algodón es más barata que la de lana, sin embargo, como todo en esta vida, esta respuesta tiene matices.

Un matiz sería la calidad de cada producto y su composición, si adquirimos ropa de cama de algodón de una calidad excepcional 100% algodón, frente a ropa de cama de lana con un porcentaje inferior de esta y una calidad media, seguramente, nos salga más cara la ropa de cama de algodón.

Por otro lado, no hay solo que medir el precio de ambas en el momento de la compra, también hay que pensar a largo plazo, la ropa de cama de lana, bien cuidada, es capaz de soportar toda la vida con nosotros, algo que no nos aporta la ropa de cama de algodón.

¿Y qué pasa con el mantenimiento?

Nuestra comodidad a la hora de la limpieza también es importante y, en este caso, sale ganando la ropa de cama de algodón que, al no ser tan delicada como la ropa de cama de lana, es mucho más sencilla de mantener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *